lunes, 10 de noviembre de 2008

Carlos Castaneda y el enigma literario


Los libros de Carlos Castaneda fueron para mi, una especie de Harry Potter de la Psicodelia. Lerlos, me causo muchísimo deleite, pues eran una especie de relato de aventuras tan exótico, introspectivo y misterioso, que el leerlos, nunca me llevaba mas de 2 días. Los he releído mas de una vez y siempre lo considere un escritor formidable.


Mi favorito es Viaje a Ixtlan. Tercero en la saga y bastante cohesivo, ya que reúne mucha información descriptiva en su relación personal con el chaman, y lo da a conocer en una dimensión casi de entrecasa. Aquí, el seductor encanto del viejo indígena, muta a la de un sofisticado personaje dueño de una versatilidad sin fisuras. Uno duda en imaginarlo vestido con "huaraches", o con un rompeviento deportivo marca Lacoste. En este libro se respira y se siente el agreste paisaje del desierto. El permanente ir y venir de la lógica del antropólogo, demolida ante los extraños fenómenos que le toca presenciar. Su mejor momento. La descripción de todo un programa de entrenamiento para convertirse en un cazador de si mismo.


El siguiente en la lista fue Relatos de poder. Interesante y rico en episodios mágicos y fin de la fase del autor como aprendiz de brujo. Los siguientes libros serán mas "técnicos"; habrá permanentes alusiones a Don Juan y su secuaz Don Genaro. El ultimo libro con su firma , El lado activo del infinito, podría considerarse una especie de autobiografía de Castaneda; algo así como un backstage de toda su fase como aprendiz.

Ha pasado ya bastante tiempo en que estos libros fueron publicados. En su momento provocaron un verdadero revuelo y creo que de alguna manera ha influenciado mucho la cultura. Surgido en plena década del 60, lo que fue el boceto de las Las enseñanzas de Don Juan se presento en sociedad como una tesis de graduación. De mas esta decir, que en el ámbito de su especialización, jamás fue tenida en cuenta, pero su adopción por la cultura hippie y psocodelica fue arrolladora. Su éxito de ventas, también. Carlos Castaneda se volvio gracias a sus libros, en un autor extremadamente rico. Pero no se hizo miembro del Jet Set. Mantuvo un permanente bajo perfil y una existencia misteriosa que cuadra con la epopeya mística que se dedico a narrar.

¿Que decir de este hombre?. La información que se tiene sobre el es muy confusa. Por momentos es brasilero, por otra es Peruano. El se narro a si mismo como un huérfano criado por Abuelos. Otras versiones lo hacen hijo de un profesor de Literatura , de posición acomodada que envió a su hijo a estudiar a los EEUU. Lo que parece real, es que se trataba de una persona muy inquieta, dueño de una temeridad y una personalidad proclive a los riesgos excesivos. Las diferentes versiones de gente que lo conocieron, lo describen como un personaje mas bien oscuro, siempre envuelto en situaciones extrañas y rodeado de gente de dudosa condición mental.

Tal vez haya sido alguna especie de demente. Puede que realmente haya dado con indígenas cultivadores de antiguos ritos ancestrales que lo indujeron a la ingesta de poderosas plantas psicotropicas que lo llevaron a vivir Una realidad aparte, pero en un plano alucinatorio propia de la enfermedad mental. Tomarse en serio sus enseñanzas, es como ir a una escuela nocturna para locos. La practica de la religiosidad vinculada con entidades misteriosas, siempre resulta muy peligrosa. Vudu, ritos umbandas, diabolismo, solo van en un solo sentido: el manicomio.

No obstante a ello, no he leído a un autor, a excepciones de los maestros Zen, que proclamase con tanta vehemencia el valor de la cordura. Tenia un sentido practico, por supuesto. Lidiar con "exploradores azules", "aliados" y "mescalitos". Como tarzan en la selva, había que saber que terreno pisar y tener estrategia para lidiar con ello. Las mejores paginas de sus libros tienen que ver con el pragmatismo existencial de Don Juan, cuyo original punto de vista acerca de las personas y el poder, lo convierten en un Nicolas Maquiavello de lo sobrenatural. La parte literaria de la saga, tiene que ver con la transformación del autor en un "hombre de poder". Abundan geniales frases sobre el miedo, la vanidad, la posición ante la muerte, la alegría de vivir y de tomarlo todo como el reflejo constante de una vastedad sin limite. El vuelo de algunas descripciones alucinatorias, son de enorme belleza y no exagero, al pensar que este tipo era un grosso de la ostia a la hora de escribir. Su ficción, hace que H.P Lovercraft sea un simple aficionado y Stephen King un oligofrénico fundamentalista bíblico. LLega hasta a describir a Dios. Es un enorme águila infinita que se alimenta de conciencia.(El Don del Aguila). La muerte: Un escape de energía desde el bajo vientre, llendo directo al pico del águila sagrada. No falta nada, hay hasta inmortales.

¿Bizarro pionero?. Me cuesta creerlo. El material de la saga tiene distintas fuentes. La primera es el orientalismo. La sabiduría de Don Juan a veces concuerda con algunos preceptos hinduistas y budistas. El Tao también participa. Todo el concepto de energía que nos narra, tiene muchas conexiones al yin y el yang. Siendo estudiante de Antropología, no es de sorprender que tuviera conocimientos sobre esas culturas. También participo en clases de psicología, donde le asignaron un trabajo de clasificar información grabada de sesiones de psicoterapia.¿ Que buen material para un escritor verdad?. Las acertadas descripciones de perfiles psicológicos con que Don Juan nos deleita a veces, bien podrían provenir de aquella vasta fuente, de conflictos guardados en cinta marca Basf. Se percibe tambien una fuerte influencia de la psicología conductista y cognitiva. En el El lado activo del infinito, narra que ya en su época de aprendiz de Brujo, estaba fascinado con una clase de Ciencia cognitiva, dado que le fascinaba la similitud de las formas de percibir el mundo de un profesor, que cuadraba perfectamente con el pragmatismo del guerrero.
En síntesis, si fue un gran chaman, un demente o un aventurero inescrupuloso,ello no le quita el merito de haber escrito hermosos libros. Me saco el sombrero ante él. Lo quiero tanto como quiero a Ernest Hemingway.

3 comentarios:

cerriwden dijo...

Discrepo en el destino de aquellos que adoptan vías no tradicionales de conocimiento.
No tiene `porqué ser el manicomio.
Es más, las personas que no tienen estas salidas alternativas son las que más consultan al psiquiatra.
Los textos de Castaneda son, sin duda, un lujo.
Hemingway, lo heredé de mi padre en la semana previa a su muerte.
Yo tenía trece años y "Por quien doblan las campanas" me pareció escrito por él.
Ahora pienso que la escritura de Hemingway es muy masculina.
Islas en el golfo nunca lo terminé.

Ximena Ianantuoni dijo...

¡qué buenísimo este comentario, me encantó lo que contás!, pasé muchos y distintos momentos compañada por este chamán fuerte y alucianante y siempre me trajo cosas buenas.

Aldous Lape dijo...

hey ! a quién se le ocurre imaginar a Don Juan "con un rompeviento deportivo marca Lacoste" ?! jeje a vos solo, genial.

Intuyo que Castaneda además de escribir y leer antropología ha sido practicante de algunas artes de Oriente (chi kung, zazen, yoga) Existen muchas referencias en sus libros.